LA RUTA DEL MEZCAL y un viaje a Oaxaca desde la barra de un bar

LA RUTA DEL MEZCAL y un viaje a Oaxaca desde la barra de un bar

Hubo una época en que viví en San Cristóbal de las Casas y todo el mundo me hablaba de la Ruta del Mezcal y que debía hacer un viaje a Oaxaca. Por eso, en colaboración con Expedia.mx, comparto por qué visitar la Ruta del Mezcal.

Octubre, 2014

El sol ya había bajado el telón en las montañas de San Cristóbal. Yo estaba acodado en la barra del Burrito Funky cuando entró un hombre de piel tostada y surcada no sé si por la vida o por las noches de bares y copas. Una campera artesanal de feria, bufanda armenia y jeans localizados. Saludó como si de toda la vida nos conociésemos y nos pusimos a conversar.

Julio Godines Cortés se llamaba y aunque al final lo vi solo esa noche, brindamos como si fuésemos amigos de nacimiento y conversamos hasta que la barra cerró.

Mientras hablábamos de nuestros viajes, locuras y destinos me preguntó:

-Oiga pues, usted que viaja por todo el mundo ¿que no va a ir a Oaxaca?- me preguntó como indignado.

-No lo sé, la verdad. Es que yo estoy viajando hacia el sur y Oaxaca me queda a contramano- le contesté sabiendo que por mi manera de viajar poco importaba ir en sentido opuesto a mi ruta de viaje. En realidad, lo que más sentía era pereza de moverme. Estaba cómodo en San Cristóbal y estaba pensando, seriamente, en quedarme a vivir (algo que descubrí que me pasa en cualquier lugar en el que haga amigos, tenga buen café y me acompañe una linda novia).

-Ay no compadre, usted debe de ir allí. Más si le gusta el mezcal. Yo viví muchos años en el estado de Oaxaca y la conozco más que a la santa de madre- me dijo con más pesadumbre que indignación al intuir que en realidad no tenía muchas intenciones de ir.

Sirvió un vaso de Mezcal blanco y comenzó una guía detalla sobre las rutas del mezcal y las tradiciones de sus pueblos.

Mezcal: El corazón de México

 agabe-cosecha-ruta-mezcal-oaxaca

¿Usted sabe lo que es un agave?- me preguntó.-Mire amigo- me comenzó a decir mientras servía otra ronda ¿sabe usted que el mezcal viene del agave? ¿sabe que es de donde se saca el tequila también? Pero esas películas de los cuarenta, donde habían chamacos huérfanos que criaban caballos y padres que tomaban tequila, pusieron a esta bebida como la única y más tradicional de México. Fue tanta la producción que se vendía, que llegó un momento en que había más demanda que materia prima para hacerla. Y así, mi amigo, comenzaron a hacer tequilas llenos de fórmulas y químicos.¿Pero sabe qué? Aún nos queda el mezcal, limpio y puro, como mi santa madre- me dijo mientras brindaba a la salud de la pureza (no supe si a la del mezcal o de la madre).

Lo único que yo sabía que también podía llamársele “maguey”.

-Miré, es una planta que demora unos diez o doce años en cosecharse, con hoja grandes, gruesas y empinadas. Pero de las hojas no se extrae nada. Lo que se hace es cortarlas y que quede solo el núcleo de la planta, que es como una piña. Eso, es el corazón del agave ¿Me entiende?- me dijo mientras sus dos manos se unían simbolizando una esfera.

Enseguida, un silencio se hizo en esa barra y sus ojos adquirieron un aire solemne -Escúcheme bien mi amigo: 

al tomar mezcal, usted está bebiendo el corazón del agave. Que no es más que el corazón de Oaxaca. Y Oaxaca, a la vez, es parte fundamental de las tradiciones de nuestro país. Por eso, al tomar mezcal usted está bebiendo el corazón de México-

  agave-mezcal-oaxaca-ruta
Plantaciones de Agave
Foto fuente

LA RUTA DEL MEZCAL: Sus pueblos y sus tradiciones

-Mire amigo, le voy a explicar: el mezcal, como le dije proviene del agave y es un proceso netamente artesanal-

-¿Artesanal? Naaa ¿está seguro que no la han echado a perder también?- le contesté para desafiarlo un poco.

-Pos claro que es artesanal. Para comprobarlo, usted tiene que hacer lo que se llama “La Ruta del Mezcal”, que son una cantidad de pueblitos en los valles centrales del estado de Oaxaca. Ahí, usted comprenderá porque el Mezcal es mágico-

-Ah! ¿Y por dónde empiezo?-

 Santiago de Matatlán

matatlan-ruta-mezcal-oaxaca

-Comience por donde se le de la gana ¿Quién lo apura a usted?- me contestó con un tono socarrón -Mire, puede ir a Santiago de Matatlán. Está al este de la ciudad de Oaxaca y si usted va por la ruta podrá ver kilómetros y kilómetros de plantaciones de agave y entre medio de todo eso, muchas fábricas y destilerías de mezcal. Usted puede parar en la que quiera, todas le harán un recorrido, le explicarán el proceso de preparación y destilación. Podrá degustar los distintos tipos que hacen. Pero con que vaya a uno o dos, ya es suficiente. El proceso es el mismo en todos lados. Porque sabe que esta es una tradición muy vieja que se va trasmitiendo de generación en generación-

Sabía de lo que hablaba, mientras continuaba su guía improvisada, sirvió un trago de mezcal de Pechuga, que tiene siempre un sabor más suave que los otros.

-Luego, usted verá un cartel enorme que dice: “Bienvenidos a Matatlán: Capital Mundial del Mezcal” y allí estará llegando al pueblo. Pregunte a cualquiera dónde puede conseguir buen mezcal, porque es un pueblo en el que todo gira alrededor de eso. Además, si un día quiere salir del bar porque ya tiene muchas copas encima, se puede ir a los alrededores a hacer senderismo a la montaña o sacar fotos o andar en bicicleta. Hay mucha oferta para eso-

Villa Mitla y Teotitlán del Valle

-Pero un poco de todo eso, también lo tengo aquí en Sancris. Esto de montañas y senderismo. Además, este es un pueblo mágico que tiene muchas cosas para ver y visitar- le contesté mientras Lalo nos acercaba la sal de gusano para acompañar al mezcal reposado que nos estábamos sirviendo.

-Ah! Pero si usted quiere algo como San Cristóbal, allí también hay un pueblo Mágico. Se llama Mitla, está lleno de ruinas arqueológicas y cuevas prehistóricas. Además, le va encantar, la zona arqueológica se llama “la Ciudad de los muertos” y fue el lugar de descanso de la cultura zapoteca, comunidad que hasta el día de hoy sigue viva allí-

Julio, me contó además, que esa campera artesanal la había comprado ahí -porque los textiles son una tradición desde la época antes de la colonia. Pero si usted quiere buenos textiles debe ir a Teotitlán del Valle. Allí usted va caminando y es como si la música de fondo fuesen los telares funcionando. Uno tras otro: shiick pum pam, shiick pum pam- me decía mientras hacía la mímica y golpeaba la mesa imitando el sonido del telar –Si viera usted todo lo que hacen: carteras, alfombras, tapetes y que se yo de miles de cosas más-

El tianguis de Tlacolula

Ya con un mezcal que no importaba cual fuese, y casi imaginándome al trabajador artesano metido quince horas en el taller, mi compañero de copas pareció recordar algo. Me contó que había otro pueblo llamado Tlacolula de Matamoros donde también se podía conseguir muy buenos textiles -y no solo eso: cacao, chiles, artesanías, mezcales y todo lo que usted se imagineEl tianguis de Tlacolula

-Es como viajar al pasado- me continuó diciendo mientras abría las manos en tono de felicidad -como cuando nuestros ancestros no habían sido colonizados y andaban de arriba para abajo con sus canastas de carrizos y sus costumbres de toda la vida. Usted debe ir compadre, sobre todo los domingos. Ese mercado con la Capilla del pueblo es todo un espectáculo turístico y cultural ¡Es magia pura!

tlacolula-oaxaca-mezcal
Iglesia de Tlacolula

Ya mal heridos, ajetreados por tanto viaje hacia Oaxaca y su tierra del mezcal, Julio se despidió con una última copa en honor al árbol del Tule

¿El árbol de Tule? ¿De qué me habla mi amigo?- le pregunté con la poca certeza sobria que me quedaba.

-El árbol de Tule queda en Santa Maria de Tule, pueblo también de la ruta del mezcal. Es un árbol que queda pegado a la Iglesia y tiene, me dijeron por ahí, dos mil años-

¿Dos mil años? ¿Cómo dos mil años? ¿Los romanos eran imperio y ese árbol ya había nacido?-

-Pos claro carnal, ese árbol es como el árbol de la vida. Adentro viven duendes, peces, osos hormigueros y tortugas- me dijo mientras se paraba para salir.

Los pocos transeúntes que rondaban en el bar ya se habían ido. Yo quedé acodado al mostrador y Lalo Funky limpiando la resaca de la noche. Mientras Julio Godines Cortés se retiraba me dio un último consejo que luego sonaría, hasta el día de hoy, como un mantra a cumplir:

-Aproveche y vaya para Oaxaca compadre. Pruebe el corazón de México y piérdase en la historia de nuestra tierra-

► Si visitás Oaxaca, hay diferentes itinerarios que podés seguir porque la región cuenta con atracciones para todos los gustos. Desde la Ruta del Mezcal, impresionantes paisajes, hasta excelente gastronomía. Definitivamente debés visitar Oaxaca.

 

mapa-ruta-mezcal-oaxaca
MAPA DE LA RUTA DEL MEZCAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *