CENOTES

El Cráter de Chicxulub se encuentra en la península de Yucatán. Por la zona de una playa llamada Progreso. Allí, querido lector, fue donde cayó ese meteorito que hace sesenta y cinco millones de años despidió a los dinosaurios de su existencia, provocó megatsunamis (que tan grandes fueron que hace que el tsunami que pegó en Japón unos años atrás fuese un simple chapoteo en el agua), hizo incendiar medio mundo y cubrió al mundo de una gran nube negra. Se podría decir que fue una especie de Ctrl+alt+suprterrestre.

Un gran hoyo en el suelo, yo pago diez mexicanos pesos la entrada y bajo las escaleras empinadas y mojadas. En sus costados tiene unas cuerdas que hacen de barra para apoyarse en el descenso (o, en su defecto, el ascenso). Sigo bajando y comienzo a ver algunas plantas y escuchar ruido de gente. El olor a humedad comienza a sentirse y el calor entra a pegar. Los músculos faciales se comienzan a contraer, separando los extremos de mis labios quecomienzan a mutar en una incontenible sonrisa. Percibo que mis ojos se comienzan a abrir comodos grandes platosy las palabras se me atragantan en la garganta.
Al lado tengo a Marika, una chica canadiense que está viajando por México y los dos nos alojamos en la casa de Alejandra, una mexicana que nos recibió a través de Couchsurfing. Marika me mira y me sirve de espejo, su rostro dice lo mismo que el mio: esa expresión de asombro que se manifiesta cuando se entra en un mundo desconocido. Nuestras bocas se abren asimétricas de incredulidad y nuestra vista deambula en ese escenario tan irreal: estábamos adentro de un Cenote.

¿Qué es un Cenote? Usted se preguntará amable lector. Bueno, yo solo le voy a contar la parte más o menos científica que me han contado y que he leído un poquito en wikipedia: son cuevas donde el agua penetra y comienza a ahuecar hasta formar grandes agujeros bajo tierra. Dentro contienen reservas de agua dulce alimentadas por rios subterraneos. Existen de diversas categorias: las de cielo abierto, semiabierto o cerrados (lo que se llaman grutas). Por más información, busque en google.




En el Estado de Yucatán, la mayoría de los cenotes fueron creados por el impacto de ese meteorito que calcinó la piedra (para que tenga como dato: todo el Estado se encuentra sobre una gran piedra gigante que hace que los terremotos sean inexistentes, por ejemplo). También esto provocó la creación de grandes hoyos dentro de la tierra, convirtiendo a la penínsulaen una especie de queso solidificado. Nadando en ese pozo de agua fresca y cristalina no hice más que agradecer a ese meteorito por haber hecho esa impactante visita a nuestra tierra (lo siento por los dinosaurios).




La verdad es que no tengo muchas palabras en mi precario caudal narrativo para describir lo que se siente allí dentro. Es un gran agujero de energía, donde las columnas de piedra que salen del techo indican el camino para sumergirse en esa agua azul y brillante. Se puede ver como de su interior salen otros dedos rocosos que van creando enormes postes con formas amorfas, algunas más altas, otras más bajas. 
Formas salidas de otra dimensión dentro un agujero intemporal, utilizado por los Mayas para sus tradiciones religiosas y representaciones del inframundo que transportaba las almas hacia otro lugar extraterrenal. Ellos veían a la muerte como la continuación de un viaje y yo, adentro de ese hoyo, me sentí más vivo que nunca y con la sensación indescriptible de que viajando encuentro mi felicidad más absoluta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *