ALGUN POR QUÉ

¿En donde estás? 
¿En qué estas trabajando? 
¿Proyecto de qué era? 
¿Rumania? 
¿Te dedicas al porno? 
Preguntas que me plantean. Generalmente explico y cuento un poco de que se trata pero creo que las preguntas que yo me haría señalarían hacia otro punto. No apuntando al presente liso y llano, sino al que ha motivado este presente. El nudo estaría en el “por qué” y no tanto en el “qué”.

Agobiado de solo tener tiempo para el trabajo, para el bus, las cuentas, el cansancio y, sobretodo, la repetición que implica una rutina acartonada; comencé a pensar que no quería verme es esa misma posición en cinco, diez o veinte años. No podía dejar ganar a la frustración que genera no tener el poder de hacer con mi vida lo que realmente quiero. 

¿No llega un punto donde uno se pregunta un poco eso?
Haga un ejercicio, amable lector ¿usted se siente con ese poder cuando todas las mañanas se levanta para ir a trabajar? Si realmente es así, lo felicito. Es un afortunado

Yo sentía que mis treinta años llegaban de una manera un poco gris y casi melancólica. Cada tanto me daba pequeñas fugas cuando me iba de viaje por algún lugar con la mochila y unos pocos pesos, o cuando me iba a la playa en verano. Pero eso de hacerse el hippie súperstar quince días al año entre la arena y el océano, desconectar el celular y desenchufarse de internet por dos semanas me parecía de las cosas más patéticas que la gente hace 
¿Tanto odias lo que haces que deseas durante trecientos cincuenta días al año que lleguen esas vacaciones liberadoras? 
¿Tanto odias tu trabajo que te alegras cuando es viernes y te deprimís los domingos de noche? 

La decisión estaba tomada, tenía que escapar de todo eso. Por suerte en este sentimiento y en este plan de fuga no estaba solo: Vero sentía la misma necesidad (en realidad fue un proceso que fuimos viviendo juntos, pero bueno…yo no voy a andar hablando por ella).
Así comenzamos a planear un viaje con fecha de salida pero sin fecha de vuelta. Esta decisión implicó renunciar un proyecto cooperativo de viviendas por ayuda mutua en la que estábamos participando hacía tres años. Comenzamos a juntar dinero y planificar las estrategias de sobrevivencia viajera.
En el medio salió el negocio de comprarnos un apartamento y lo hicimos ¿Contradictorio? ¿Llevar una vida casi errante pero a la vez comprar una casa? Pues no. Este viaje no va a durar toda la vida y siempre tener un capital ayuda un montón.

En todo eso andábamos: con casa propia, juntando plata, achicando cuentas, usando Couchsurfing; cuando vimos un mensaje en Facebook “Charla sobre voluntariado. Viernes. 15 hrs.” Fue Vero (ella estaba de licencia; yo, trabajando). La charla fue más o menos así: “La propuesta es irse a Rumania por un año, trabajar en un parque nacional entre las montañas, máximo son cuatro horas por día aunque muy flexible, les pagan el pasaje, seguro médico, alojamiento y comida. Los que van se recorren todo Europa, no sé como lo hacen pero lo hacen. Si me dicen que Si, quedan seleccionados. Pero me deben decir el lunes porque esto es urgente. Recuerden: Si me dicen que Si, la respuesta mía será Si también”
El viernes a la noche nos pusimos en campaña para irnos por un año a Rumania. Para organizar todo nos quedaban menos de ¡dos meses! Había que cancelar cuentas, alquilar el apartamento que habíamos comprado hacia cuatro meses. Dejar los trabajos, hacer el proceso de despedida con las familias, dar en adopción a nuestros dos gatos (ahora viven en el campo y cazan palomas).

Mucha gente nos daba para adelante, se alegraban y planificaban despedidas. Alguno que otro nos dijo: “¡¿Están locos?! Tenés un trabajo muy estable, ganas bien, te compraste la casa. Tenés ESTABILIDAD, estás acomodado!”
¿Estabilidad? Mi estabilidad es estar en constante cambio, en sentirme pleno con mi vida. Creo que en general la estabilidad es eso: sentirse feliz con lo que hemos decidido para nuestra vida. Sea lo que hayamos elegido.

Y así lo hicimos. Nos fuimos. Cuando esta experiencia termine sabremos mucho mas de nosotros, las cosas que queremos hacer y las que no. Sabremos un poco mas de aquello que nos hace sentir algo mas libres.

http://www.letrasdeviaje.com/p/tienda.html

 

Algunas fotos 

Castillo en ruinas. Fue donde Vald Tepes (Drácula)
guardaba el dinero

Orillas del Danubio

Viajando por tierras rumanas

Hemos conocido y sufrido la nieve

Esta comida la hice un jueves al mediodía.
Imposible hacerlo cuando estaba en Uruguay


7 thoughts on “ALGUN POR QUÉ

  1. No pudieron haber tomado mejor decisión, y bien a tiempo me parece.La valoración, el balance, el proceso, creo que es perfecto.Los felicito y les deseo lo mejor ahora y después.Y si vienen por acá,avisen.Colchón y mate hay,ya no lo digo más.Y si no vienen,por lo que sea tampoco pasa nada.Ah y por fín develaste el misterio, mirá que sos ardilla,Pi.Nos "vemos".

  2. Es invierno y uno hecha a revisión las cosas. Con la nieve, la lluvia, el frio y las nubes uno empieza a hacerse preguntas.
    Aburrido estaba de que todo sean cronicas. Algo tenia que contar.
    Pero ta.
    (un resumen de esta experiencia: Le podemos chupar la sangre, aunque sea un poquitito, a Angela Merkel)

  3. Wow, que linda entrada. "Sabremos un poco mas de aquello que nos hace sentir algo mas libres." Eso si es estabilidad. Me gusto todo lo que escribiste y como valorizas la felicidad. Y pues, es un buen fin para los gatos tmb. Jeje. Abrazo!

  4. Buenísimo Nico! La decisión que tomaron y el blog también! Me río bastante leyéndote (esto es un cumplido, eh!)! Son muy valientes creo yo, esta entrada me aclaró un poco porque cuando vi que se iban en FB no entendía nada… los hacía copados con los ladrillos en la cooperativa, pero la vida es constante cambio y movimiento! Arriba! Besotes a Vero! Qué frío me dan tus fotos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *