POR QUE VIAJAR



El viajar me hace sentir que el mundo se mueve, que los paisajes van cambiando y que lo desconocido pasa a ser parte de la cotidianeidad. Me enfrenta al constante asombro y  a la adrenalina que despierta lo desconocido. Hace que disfrute del perderme en el camino y del dejar que el viento me arrastre hacia algún destino. Me hace saborear el cansancio que te da el andar  y me regala la sensación indescriptible de volar.

El viajar me trae la verdad irrefutable de que cada momento de la vida es único, que cada día vale por sí mismo y tiene un valor propio, distintivo del día anterior y de los días posteriores.
 


Pero viajar para mi tiene su sostén fundamental en el conocer gente, que es la puerta al conocimiento de la cultura de cada país, de cada región, de cada vida. Compartir con aquellos que construyen realidades nos acerca más los unos a los otros (un concepto muy Hippie, ya se) y nos hace ver que no somos tan distintos y que cada pueblo pasa las mismas necesidades, tiene los mismos reclamos y comparte las mismas alegrías. Ese intercambio cultural y ese diálogo entre distintas maneras de concebir el mundo es un motor de aprendizaje que enriquece a la persona constantemente. Ahí conocemos otros mundos y sus distintas maneras de transitarlo.


Desde que nacemos nos hacemos una concepción de vida que es condicionada por nuestro contexto y los bienes culturales que nos preceden, construyendo una subjetividad que se va alimentando constantemente con el aprendizaje, con la vida. Siento que esa subjetividad hay que desanclarla, transportarla a otros contextos y que dialogue con otras subjetividades. Allí se abre la posibilidad de aprender con el otro, potenciando nuestra vida en una sociedad más cercana, más tolerante (demasiado Hippie, ya se).


Frente a esto, decidí dejar mi rutina tal cual se me presentaba y salir a la ruta en busca de otras vidas, de otras realidades. Lo invito a participar de ese camino. Usted es libre de elegir. No tenga miedo; duele un poco, es cierto, pero no se preocupe porque el miedo a lo nuevo es inherente al ser humano. Es solo al principio. Después verá que vale la pena.

http://www.letrasdeviaje.com/p/tienda.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *