jueves, 21 de abril de 2016

43 CONFESIONES SOBRE MIS ADICCIONES


Esto son 43 confesiones sobre mis adicciones escritas en un bus rumbo a mi pueblo. Hace un tiempo lo escribí y no pensaba compartirlo porque desnudaba algunas verdades que siempre evito decirme. Luego me di cuenta que no es tan importante y que siempre estaré protegido por mi Yo escritor que puede decir, desdecir, inventar, crear, hablar con la verdad más desnuda del mundo y hasta hacer pasar por verdad cosas que nunca sucedieron. De eso se trata la escritura: creación a partir de cualquier cosa (existente o no). 
Advertencia 1: el post es un poco largo. Vale scrolear y leer salteado. O no leer en absoluto.
Advertencia 2: no intentar esto ni en su casa ni en ningún otro lado. Mantener las adicciones alejadas de los niños (salvo la de viajar)
Blogger Tricks

martes, 12 de abril de 2016

LA RUTA DEL MEZCAL y un viaje a Oaxaca desde la barra de un bar


Hubo una época en que viví en San Cristóbal de las Casas y todo el mundo me hablaba de la Ruta del Mezcal y que debía hacer un viaje a Oaxaca. Por eso, en colaboración con Expedia.mx, comparto por qué visitar la Ruta del Mezcal.

viernes, 25 de marzo de 2016

CARTA AL AMOR DE UNA NOCHE (o una poesía de amor al mezcal)


Recuerdo cuando nos conocimos, aquella vez en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Fue en una reunión de amigos, esos que vas conociendo en la ruta. 

Mientras la noche se iba llenando de música y fiesta, vos jugueteabas con todos. Ibas de aquí para allá como quien es consciente de su poder de atracción.

Llenabas los vasos con tu magia, y nosotros los vaciábamos con sonrisa, complicidad y presente. Todo presente.

lunes, 14 de marzo de 2016

VIVIR Y JUGAR EN LA GUERRA DE SARAJEVO


El gris ilumina las montañas que se van vistiendo de Otoño. Entrado el mediodía la bruma comienza a opacar el horizonte. Sarajevo va ingresando lentamente al frío estival y sus colores grises se mojan con esa lluvia intermitente que nunca deja secar las calles. 
Ingreso a un pequeño almacén y compro un vino cuya cepa desconozco. La veterana que atiende me sonríe y me dice algo en bosnio. Le devuelvo la sonrisa, pago y salgo.

sábado, 5 de marzo de 2016

EL HOGAR EN TIEMPOS DE VIAJE (y una Oda a Italia)


Agosto, 2015

Estoy en Italia. El mediterráneo bordea a mi derecha y el horizonte es azul fuego. El ronroneo del tren me hace pensar.
¿Cuál es mi próximo hogar? 
¿Hasta dónde voy a llegar?
¿Sobre qué nuevos destinos sanarán mis heridas? 
¿Dónde voy a construir mis nuevos miedos? 
Este tren transporta algo de mi que se ha hecho ruta. Creo que es hora de frenar. 

domingo, 21 de febrero de 2016

SER NÓMADA EN TIEMPOS MODERNOS


¿Qué es eso de ser nómada? ¿Aún existe? ¿Cómo nos vinculamos quienes no vivimos en un lugar en concreto? ¿En realidad podemos decir que estamos "viajando"? ¿Cómo nos han transformado las conexiones, redes e internet? ¿Cómo pasó el gato a ser un animal doméstico? ¿Estamos condenados a tener vecinos molestos?

Preguntas que me planteo algunas veces cuando estoy en la ruta viajando en autostop por Europa del Este, tomando una cerveza en alguna playa del Caribe o calentando el agua para el mate en la casa de mi madre. 
Te invito a develar estas cuestiones y que te quedes con muchas más preguntas que respuestas.
El texto es un poquito largo (vale scrolear), pero al final la lectura habrá válido la pena (en caso de que no... lo siento, no hay devoluciones)


jueves, 11 de febrero de 2016

CARTAS A MI REGRESO #VI Del bloqueo artístico y el miedo al espejo


Foto tomada por N.
Te quiero escribir y toda frase que tecleo vuelve para atrás. El cursor tintinea. Quedo mirando la pantalla. Borro. Comienzo de nuevo. Me quedo quieto y abandono. La misma historia de otras veces. Hace casi un mes que no escribo nada serio. Hace un poco más de un mes que volví. 

Quiero decirte que este bloqueo tal vez sea parte de este retorno. Puede que este lugar, el pueblo en que estoy, me conecte con algo que fui y el miedo de volver a ser algo que ya he sido me está deteniendo en el fluir de mi escritura. O tal vez no me dejo fluir por miedo a encontrar algo que no me guste. Es complicado, lo sé. Te pido disculpas si te entrevero.

martes, 26 de enero de 2016

CHECK-IN EN MI CABEZA


El aeropuerto está vacío. Faltan tres horas para el check-in. Como una costumbre de abuela en la sala de espera de un hospital, llego siempre muchas muchas horas antes de que salga el vuelo.
Podés perder un bus y tomarte otro, pasará otro tren más tarde o más temprano y hasta podés comprarte otro ticket del ferry; pero como esa novia que un día decidió dejarte, el avión cuando se va, se va.

Mientras no aparto mi recuerdo de alguna de esas novias que tanto me costó olvidar, enciendo mi computadora. Agarro alguna señal de esas que te dan quince minutos de wifi gratis y saco una foto. La posteo en Facebook. 
Tiene algunos likes. 
La comentan. 
Yo comento.

domingo, 17 de enero de 2016

NO HABLES CON EXTRAÑOS (o la mentira de que te matan por tres pesos)



Muchas veces escucho a la gente decir que en el mundo la vida no vale nada y que te matan por tres pesos en la calle. No hables con extraños. No aceptes caramelos de nadie. Destapá vos la botella porque te pueden drogar y amanecés sin un riñón en una tina de baño en algún hotel mugriento de la periferia.
Que la economía, que la educación, que la juventud está perdida. En definitiva, si me pusiera a juntar todo tendería a pensar que el mundo es una gran globo lleno de porquería (por no decir “mierda”) (pero no lo vamos a andar usando esa palabra porque no queda muy fino decirlo).  

En algún momento creo que yo era de esos, que me dejaba maniquear por el discurso y separaba los buenos de los malos. Era de los que siempre estaba esperando que el monstruo saliera del placard para poder matarlo a palazos sin preguntarle que era lo que quería. 

(NdelA: la foto de portada fue tomada en foto análoga en un puerto mercante rumbo a Corn Island, Nicaragua)
(NdelA2: las otras fotos no tienen mucha relación con el texto, solo están para decorar)

jueves, 7 de enero de 2016

CARTAS A MI REGRESO #V Quemar lo que fue


Una mesa con mucha familia. Caras con las que me crié, algunas más viejas y otras que dejaron de ser niños y ahora son jóvenes que se sirven el vino al igual que los demás. Volví y esas mismas historias siguen estando en esa mesa, como si el tiempo no hubiese pasado, como si el presente se hubiese congelado hace diez o quince años.

Me paro y siento que estoy abrumado. Comienzo a mirar el horizonte claro y limpio de Uruguay. Recuerdo que hace unas semanas, mientras estaba en Italia, quemé varia ropa de mi viaje. Algún pantalón hippie, zapatillas que vagaron miles de kilómetros y camisas gastadas por tanto sol de la ruta. Un simbolismo para honrar un camino y una señal para comenzar otro nuevo. Así es mi relación con el pasado: soltar y dejar libre lo que ya fue.